Estrés · Ansiedad · Miedo · Depresión · Insomnio · Dolor Crónico · Impotencia

La resistencia, el miedo y la indefensión ante ese cambio que se percibe como un conflicto, como algo hostil merma la confianza y las expectativas; uno se siente superado, sin recursos y cae en picado. Los síntomas propios de este trastorno se manifiestan ante todo en una alteración de la conducta que tiene como indicios: alteraciones de la estética, cambios en la alimentación, retraimiento, alineamiento, conducta irascible que confluyen en una inestabilidad que a menudo se manifiesta en forma de depresión, somatizaciones y enfermedades psicosomáticas.

Estrés

Cuando una persona se ve envuelta por un exceso de situaciones que superan sus recursos, se activa un mecanismo llamado ESTRÉS para tratar de cumplir con las demandas que se le exigen para superarlas. En estos casos, el individuo experimenta una sobrecarga que puede influir en el bienestar tanto físico como psicológico y personal.

Ansiedad

La ansiedad es una emoción común y normal de las personas frente a situaciones estresantes y de incertidumbre y la emoción cumple una función útil que permite adaptarnos a la vida. Hay momentos en los que la ansiedad más que resultarnos útil se convierte en un obstáculo para llevar una vida normal.

Depresión

La depresión es una enfermedad grave y común que nos afecta física y mentalmente en nuestro modo de sentir y de pensar. La depresión nos puede provocar deseos de alejarnos de nuestra familia, amigos, trabajo, y escuela. Puede además causarnos ansiedad, pérdida del sueño, del apetito, y falta de interés o placer en realizar diferentes actividades.

Dolor Crónico

El dolor tiene una función útil. Nos advierte de que algo no funciona correctamente. Es un mecanismo establecido por la naturaleza con el objetivo de protegernos de peligros. Sin embargo, el dolor puede persistir durante un tiempo excesivo. Como resultado, no solo tu estado de ánimo se puede ver perjudicado, sino que tu salud también puede resentirse.

Insomnio

Es el trastorno de sueño más frecuente. Consiste en una reducción de la capacidad para dormir, pudiendo manifestarse de diversos modos. Problemas para iniciar el sueño en menos de 30 minutos. O problemas para mantener el sueño, produciéndose despertares nocturnos, o despertando definitivamente de manera precoz consiguiendo un tiempo total de sueño escaso.

Impotencia o Disfunción eréctil

En casos sin alteración física puede deberse a la ansiedad provocada con frecuencia por el miedo a no conseguir una erección o a defraudar a la pareja

No implica que no se dedique la atención necesaria al acto sexual. La fatiga, la inapetencia, la falta de ejercicio, el insomnio, la depresión, el estrés, los problemas con la pareja o la preocupación excesiva por los problemas laborales, sociales o familiares desequilibran los reflejos sexuales.

Ponte en Contacto

No dudes contacta con nosotros

¡Despeja tus dudas! Mándanos unas líneas exponiendo tu caso o preguntas.

12 + 7 =

Valoraciones

(5/5)
Comparte esto
Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos. Contiene enlaces a sitios web de terceros con políticas de privacidad ajenas que podrás aceptar o no cuando accedas a ellos. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos.
Privacidad